Los niños son introducidos a la tecnología a una edad cada vez más temprana, ya que ésta rodea nuestras vidas actualmente. Es normal que ahora los pequeños sean digitales, y sepan manejar un smartphone y un smart TV con total naturalidad.

Aun así, los padres pueden seguir ciertos lineamientos para ayudar a introducir a sus hijos a la tecnología de una forma saludable, manteniendo el balance, pues es conocido que internet puede generar adicción. A continuación, te mostramos algunas recomendaciones.

1- Evita pantallas en menores de 2 años

Según informa Naciones Unidas, la Organización Mundial de la Salud (OMS),recomienda no exponer a los niños menores de 2 años a ningún tipo de pantalla, incluyendo televisión.

La razón es que esto promoverá que el pequeño tenga comportamiento sedentario a futuro, lo cual es perjudicial para la salud.

“Los comportamientos sedentarios, ya sea usar un transporte motorizado, en lugar de andar o ir en bicicleta, estar sentado en el pupitre en la escuela, ver la televisión o jugar con pantallas son cada vez más predominantes y están asociados con la mala salud. El sueño también influye en el bienestar físico: el dormir pocas horas está relacionado con el sobrepeso y la obesidad en la infancia y adolescencia, y con problemas mentales entre los adolescentes”, indica la entidad internacional.

2- No más de 1 hora para niños entre 2 y 5 años

Una vez los niños se encuentren entre los 2 y 5 años, la OMS aconseja no dejar que vean pantallas por más de una hora, ya sea televisión, celular o un computador.

En vez de pasarles teléfonos o consolas de videojuegos para que se diviertan, la organización propone promover los juegos tradicionales, en especial aquellos que consideren actividad física, lo cual beneficiará su salud: “Lo que de verdad tenemos que hacer es que los niños vuelvan a jugar”, dijo al respecto la doctora Juana Willumsen, responsable de obesidad infantil y actividad física para niños de la OMS.

También se pueden usar ese tiempo en pantalla, para que los niños realicen actividad física, por ejemplo practicando rutinas de baile.

3- Establece reglas claras

Para facilitar el control sobre las actividades digitales de tus hijos, la ONG sobre bienestar familiar Common Sense, aconseja crear un plan familiar donde se fijen reglas claras que todos deben seguir para usar los dispositivos electrónicos.

Entre las normas que se pueden establecer se encuentra, por ejemplo el prohibirles compartir contraseñas con otras personas, no dar datos ni imágenes personales a desconocidos, avisar si el dispositivo presenta alguna falla, no usar lenguaje agresivo en redes sociales, etc.

4- Da un buen ejemplo

La Academia Americana de Pediatras explica, en su portal Healthy Children, que los niños imitan constantemente el comportamiento de los adultos, en especial de los padres, así que es vital que tengas una actitud ejemplar.

Tener buenos modales al interactuar con otros en redes sociales, y limitar el tiempo que tú pasas frente a las pantallas será muy importante si quieres que tus hijos hagan lo mismo.

5- Crea espacios libres de tecnología

Para promover la interacción frente a frente, un punto esencial para desarrollar la buena comunicación en los más pequeños, es la creación de espacios en tu hogar, en el que se prohíba el uso de dispositivos electrónicos, añade la Academia Americana de Pediatría: «Mantenga las comidas en familia y otras reuniones sociales, así como las habitaciones de los niños, libres de pantallas. Apague la televisión si no la está viendo, ya que el ruido de fondo puede interferir con el tiempo que está pasando frente a frente con sus niños. Recargue los dispositivos durante la noche —fuera de las habitaciones para ayudarle a los niños a evitar la tentación de usarlos cuando deben de estar durmiendo”, propone la agrupación.